Seleccionar página

Estrés, mal humor, dificultades para dormir… son problemas que nos afectan a diario dentro de una sociedad demasiado «ocupada». Entre las todas las terapias antiestrés, los cuencos tibetanos pueden ayudarte a calmar tu mente y eliminar la ansiedad en tu vida.

 

 

 

¿Qué son los cuencos tibetanos?

Su historia comienza en la Antigüedad hace unos 3.000 años. Con un origen muy poco claro se cree que procede de la fusión entre la cultura Budista y la Shamanica.

Son recipientes de metal cuya función es emular los sonidos de la naturaleza y se encuentran fundamentalmente en Asia (China, Tailandia y Japón).

Actualmente son muy utilizados en meditación, porque provocan sonidos únicos que llevan al cuerpo a un estado de bienestar y paz. También se usan en Musicoterapia por sus efectos curativos.

 

Beneficios de los cuencos tibetanos

  • Alivian el estrés y calman la ansiedad.
  • Mejoran la capacidad de concentración. Aumentan laclaridad mental y la creatividad.
  • Estimulan la actividad del cerebro.
  • A través de la vibración de la pituitaria ayudan a equilibrar el sistema endocrino.
  • Combaten los dolores de cabeza.
  • Se ha descubierto científicamente que el sonido puede destruir células cancerosas y curar muchas enfermedades.
  • Ayuda a equilibrar los chakrashacia un estado de paz, relajación y serenidad.
  • Proporcionan un sentimiento de paz.
  • Controlan el insomnioy la hiperactividad.

Terapia con cuencos tibetanos

  •  Sonidos y vibraciones

La terapia de sonido actúa en los planos físicos, emocionales y mentales. A través de estos sonidos y sus vibraciones baja el ritmo del corazón, la presión sanguínea y se relaja la respiración y los músculos.

 

  • Ojos cerrados

En las terapias realizadas con cuencos, el paciente se coloca en una camilla con los ojos cerrados y se concentra en el sonido que producen los cuencos tibetanos.

 

  • Resonancia

Esta terapia se basa en el principio de resonancia, que tiene el objetivo de llegar más allá a través de las ondas vibratorias. Esto relaja nuestras ondas cerebrales y podemos llegar a otros niveles de conciencia, haciéndonos más receptivos a la sanación.

Fuente: ok diario