Seleccionar página

La respiración de fuego o “Kapalabhati” que se traduce como “kapala” cráneo y “bhati” “limpiar. Haciendo referencia a la limpieza de la mente, es una de las formas de respiración más activadoras que el yoga ha desarrollado, ya que ayuda a controlar la ansiedad y a disimular los efectos de los nervios, la preocupación, la tristeza, el dolor y el miedo.

Esta respiración enfatiza tanto en la inhalación como la exhalación, la mayoría de la gente puede practicarla con seguridad. Una vez que se aprende a dominar esta técnica de respiración la mente se despega y comienzas a tener un mayor control del pensamiento y de las ideas mas claras. Es una técnica recomendada para las personas que suelen acumular demasiada presión interna.

La postura más común para hacer esta técnica es la del loto, es decir, sentada con los pies flexionados y cruzados, la espalda recta y las manos sobre las rodillas.

 

¿Como se hace?

  1. Siéntate cómodamente con la espalda recta pies flexionados y coloca tus manos unidas frente a tu pecho como una postura de oración o sobre las rodillas.
  2. Enraízate profundamente sobre tus piernas y pelvis en el suelo. Cierra los ojos y centra tu mirada interna en el espacio entre las dos cejas
  3. Toma conciencia de tu eje vertical. Comienza en el medio del piso pélvico y eleva a través de la mitad de la pelvis, el abdomen, el pecho, el cuello y la cabeza hasta el ápice. Alinéate con este eje vertical.
  4. Relaja tu respiración y escucha tus pensamientos por un momento.
  5. Comienza ahora con la respiración del fuego. Para eso, respira dentro y fuera de la nariz con la misma intensidad; rápida y rítmicamente.
  6. Luego, inhala y mantén la respiración durante 10 segundos antes de exhalar y respirar normalmente.
  7. Cada vez que exhales, aprieta conscientemente el ombligo; cada vez que inhales, relaja la pared abdominal. Encuentra un ritmo en el que puedas practicarlo de forma relajada.
  8. Continua por un minuto; luego gradualmente libera la postura, coloca las manos sobre los muslos, las rodillas o en tu pecho, con la palma hacia arriba.
  9. Observa tus sensaciones y el flujo natural de tu aliento durante 3 o 5 minutos.
  10. Repite esta secuencia de 3 a 5 veces.
  11. Luego descansa en una postura de relajación (savasana).

 

 

Beneficios

Practicar la respiración de fuego de 5 a 15 minutos cada día es una buena manera de aprovechar todos sus beneficios relacionados con la comodidad y el funcionamiento del organismo. Sin embargo, lo recomendable es comenzar con 3 minutos y trabajar en silencio hasta 5 minutos; para luego ir aumentando progresivamente hasta llegar a 31 minutos. El tiempo el cual regula la glándula pituitaria que, a su vez, incide en todo el sistema nervioso.

  1. Recupera el control en situaciones de estrés, al respirar de manera controlada, aumenta la concentración y la mente se limpia de las malas negativas que causan el estrés y la ansiedad. Con la respiración de fuego las emociones podrán fluir y salir del cuerpo para equilibrar el organismo y mejorar la salud mental y física.
  2. Purifica la sangre y los pulmones, contribuyendo a mejorar la circulación y purificar la sangre, ya que, al expulsar todo el aire, llega uno nuevo y mas limpio a los pulmones al inhalar de nuevo.
  3. Fortalece el chakra del ombligo, generando consistencia tanto a nivel mental como físico. Se dice también que la respiración de fuego quema todas las enfermedades y el karma.
  4. Ayuda a la memoria y concentración, al respirar profundo el cerebro se oxigena mejorando las capacidades cognitivas. También fortalece los nervios frágiles.
  5. Estimula el funcionamiento del aparato digestivo, ya que se activa debido a la fuerza con que se realiza creando así un masaje en los órganos internos mejorando todo su funcionamiento.
  6. Sincroniza todo el sistema, promoviendo una mayor armonía en la salud interna, equilibrando y fortaleciendo el sistema nervioso.
  7. Puede ayudar a superar la adicción mediante la purificación de los malos efectos del tabaquismo, el consumo de drogas, el azúcar, el alcohol, el tabaco y la cafeína.

 

 

Precauciones al realizar la respiración de fuego

Este ejercicio debe realizarse con precaución si apenas eres un principiante hazla siempre bajo la supervisión de un instructor hasta que aprendas a dominarla. Esta respiración se practica con el estomago vacío o fuera de los momentos de la digestión.

No se recomienda practicar esta técnica de respiración cuando la temperatura es muy alta o antes de dormir.

Si te mareas detén el ejercicio, ya que, debido al choque repentino del aire dentro de los pulmones, estos se cansarán y podrían causarte un desmayo.

Esta técnica no debe practicarse en absoluto durante la menstruación y el embarazo. Tampoco si la persona tiene problemas auditivos, infecciones de oído, epilepsia, enfisema pulmonar, desprendimientos de retina, glaucoma, o si la presión arterial es demasiado alta o insuficiente.

Mas allá de estos cuidados y precauciones, la respiración de fuego es una técnica beneficiosa porque favorece la salud mental. Con ella podrás concentrarte en todo lo que pasa en tu interior y te hará mas consiente de tu ser.