Seleccionar página

Desde que el hombre es hombre se ha preguntado por las causas de su sufrimiento y sobre todo por los medios para aliviarlo. Tarde o temprano todos terminamos preguntándonos ¿por qué no me siento bien? O ¿qué puedo hacer para dejar de sufrir?

¿Qué es el mindfulness?

El mindfulness (o Concentración plena o Atención plena) es una sencilla forma de ayuda para aliviar ese sufrimiento. Podríamos definirlo como el arte de hacer conscientes sensaciones de nuestro cuerpo que normalmente nos pasan desapercibidas; ya que, pese a que poseemos esta habilidad, raramente la usamos de forma consciente y casi nunca por más de unos segundos de tiempo.

¿Quién puede beneficiarse de la práctica del Mindfulness?

Cualquiera puede obtener beneficios de practicar mindfulness. Es conocido que los profesionales asistenciales son de los que más sufren los efectos del estrés laboral continuado. Los profesionales sociosanitarios no son una excepción, y debido a la naturaleza de su trabajo a menudo ven atrapados en este tipo de situaciones de estrés crónico, sufriendo tanto por los efectos del estrés diario como a largo plazo con todas las consecuencias nocivas sobre la salud que esto conlleva.

Desafortunadamente no todos los profesionales disponen de estrategias de afrontamiento del estrés adecuadas y efectivas. El Mindfulness es una de las estrategias que se ha mostrado una mayor eficacia a la hora de paliar y prevenir los efectos del estrés continuado.  Es una habilidad que se puede desarrollar con el entrenamiento adecuado. 

En este artículo te vamos a mostrar sus principales beneficios sobre la salud mental y física:

  1. El mindfulness ayuda a mejorar la inteligencia emocional

Diversos estudios muestran que la práctica del mindfulness al mejorar la autoconsciencia, ayuda a mejorar el autoconocimiento.

  1. El mindfulness potencia la creatividad en las personas que lo practican

Al llevar a la mente a un estado de calma, el mindfulness ayuda a que las nuevas ideas tengan más espacio en la actividad mental desplazando así a las emociones negativas, como las preocupaciones, haciendo que la persona se sienta más libre y creativa.

 

 

  1. La práctica del mindfulness mejora la capacidad de concentración

Uno de los principales beneficios de la concentración plena es que favorece la concentración en una sola cosa. Esta capacidad se generaliza a todo aquello que la persona pueda hacer, ya sean tareas complicadas o sencillas.

  1. El mindfulness combate el insomnio

Como hemos indicado la práctica continuada de mindfulness lleva al organismo a un estado de relajación, haciendo que este entre en un estado favorable para conciliar el sueño, y ayuda a alejar las preocupaciones

  1. Practicar mindfulness fulmina el estrés y la ansiedad

El mindfulness ayuda a combatir el estrés y la ansiedad porque nos lleva a un estado de calma, serenidad y claridad mental, y ayudando a detectar las respuestas de estrés y ansiedad en sus primeras fases.